aliento2

El mal olor en la boca conocido comúnmente como mal aliento o halitosis, es una de las principales consecuencias de la mala higiene bucal, aunque en algunas ocasiones es provocado por enfermedades de hígado, consumo de alcohol, tabaco.

Mal aliento por mala higiene bucal.

Al momento de ingerir algún alimento, es muy probable que pequeñas partículas de este se alberguen en dientes, encías y lengua, la acumulación y descomposición de estos pequeños trozos de alimento, provocan lo que conocemos como mal aliento, especialmente si se trata de comidas con ingredientes demasiado fragantes como el ajo o cebolla.

mal

Mal aliento por enfermedades del hígado.

Este tipo de mal aliento, es conocido como halitosis sanguínea, se produce cuando el hígado regula inadecuadamente los niveles de sustancias nocivas de la sangre, o en el momento de su descomposición estas no son expulsadas en su totalidad en conjunto con los productos biliares secundarios, cuyos restos son transportados por las corrientes sanguíneas asta los pulmones, donde se transforman en elemento gaseoso que sale del cuerpo por la cavidad bucal, provocando mal olor bucal o mal aliento.

Mal aliento por consumo de alcohol.

El consumo de bebidas alcohólicas es una de las principales causantes del deterioro  orgánico, su componente principal etanol, provoca una alteración en el microbioma del organismo principalmente en el bucal. Microbioma significa o se refiere al grupo de microbios y sus rasgos genéticos que contiene la mayoría de seres vivos, estos microorganismos celulares tienen como función proteger el cuerpo de agentes infecciosos. El consumo de alcohol disminuye el 50 % de producción microbiana benigna en el cuerpo especialmente en el hígado y boca, esta deficiencia de protección acelera la descomposición de sustancias químicas en el hígado, dificulta la eliminación de bacterias provocadas por partículas de comida en la boca, aumentando el mal olor en la boca.

Mal aliento por consumo de tabaco.

El tabaco es una planta adictiva compuesta por una gran variedad de elementos químicos como arsénico, benceno, berilio, butadieno, cadmio, cromo, nicotina, monóxido de carbono, alquitrán, gas cianhídrico, nitrosamina, amonio, piridina entre otros, estos componentes alteran la flora bacteriana bucal, deficiencia o mal funcionamiento de las glándulas salivales, científicamente denominada como xerostomía. Situaciones que elevan la producción de saprofitas, tipo de bacteria que se alimenta principalmente de residuos alimenticios en descomposición, la cual provoca mal aliento.

Dejar respuesta